2013/02/01

Cuatro tareas sencillas para una actitud positiva / Jarrera positiboa izateko lau ariketa simple


Cuatro tareas sencillas para una actitud positiva / 

Jarrera positiboa izateko lau ariketa simple.

Es habitual dentro de un proceso terapéutico programar tareas con los clientes para realizar en casa. De esta manera se consigue el objetivo de mejorar la motivación y facilitar un marco para la acción, tan necesaria en cualquier proceso de cambio o mejora, ya sea  personal o profesional. A continuación os presento cuatro tareas sencillas para ponernos en marcha y conseguir una actitud más positiva :

1. La tarea del Post-it 
Nos ayuda a reforzarnos  y automotivarnos y está especialmente indicada para aquellas personas que son un poco derrotistas o piensan en negativo sobre sí mismas. Consiste en dejarnos mensajes breves positivos en lugares que podamos encontrar con facilidad , que subrayen nuestras fortalezas o recursos (“soy de confianza”, “ mis hijos me quieren mucho”) o nos recuerden nuestros deseos o sueños (“ acabaré mis estudios”, “ conseguiré mi proyecto”) o simplemente que nos animen (“ Tu puedes!”) . En esta tarea es importante que los mensajes que nos escribamos sean creíbles para nosotros y es divertido “esconderlos “ en lugares donde miramos habitualmente pero que no están a la vista de los demás, por ejemplo ,dentro del libro que leemos, en el billetero  o hasta en nuestra caja de galletas o cereales.

2. La Carta desde el Futuro 
Su utilidad se basa en su potencial para ampliar nuestra perspectiva temporal y generar expectativas de éxito, además de crear alternativas interesantes en el presente. Se trata de escribirnos , como dice el enunciado, una carta a nosotros mismos desde el futuro, veinte o treinta años más adelante, habiendo superado los problemas que nos molestan hoy en día y  siendo una versión más sabia de nosotros mismos después del aprendizaje realizado de ello. En la carta nos damos ánimos y nos explicamos cómo hemos salido adelante y qué cualidades y fortalezas me han ayudado a ello y además me felicito por haber sido capaz de haber sabido hacer todas las cosas que se me dan bien y las enumero en una lista detallada.

3. La Carta de despedida   
Antes de redactar la carta, debemos tener claro cuál es el problema del que queremos desprendernos y contra el cual nos declaramos en lucha y le escribimos una carta de despedida. Agradecemos sus servicios prestados hasta el momento y le detallamos las razones por las cuales ya no nos sirve y no le necesitamos y le decimos hasta nunca!.
Al escribirle esta carta nos motivaremos hacia el cambio y nos obligará a actuar y a superar la parálisis que nos supone a veces centrarnos en las consecuencias negativas de enfrentarnos a los conflictos. Le diremos Adiós al problema y lo cambiaremos por un RETO.
   
4. La Carta para los días malos 
Dentro de una terapia, se trata de una tarea indicada para la prevención de las posibles  recaídas. Debemos aprovechar que hemos tenido un buen día  para escribirnos una carta para poder leerla cuando tengamos un día malo. En la carta debemos  identificar todo aquello que nos ha producido satisfacción, desde un buen desayuno hasta una conversación interesante , dándonos buenos consejos sobre qué podemos hacer para sobrellevar ese mal día o incluso convertirlo en un día genial.

La elaboración de todas ellas nos llevaran poco tiempo y los beneficios serán muy positivos. Podemos guardar y usar las cartas como recursos siempre disponibles para aquellos momentos en que sintamos flaquear nuestras fuerzas y nos darán una dosis extra de motivación siempre que la necesitemos.